Ducati Scrambler Desert Sled by Ducati Madrid en el Les a Les Off Road 2018 (Portugal)

Hemos personalizado y adaptado una Desert Sled para llevarla a una dura prueba en Portugal de 1.000 kilómetros de conducción off road más otros 1.100 kilómetros de carretera y ha salido victoriosa, brindándonos diversión y satisfacciones a todos los niveles. Bravo por la pequeña Scrambler.

Scrambler Desert Sled: Una moto polifacética

En Ducati Madrid hemos elegido la Scrambler Desert Sled (DS en lo sucesivo) para probar sus capacidades off road. Para disponer de un vehículo mixto que pueda circular por pistas, fuera del asfalto, se puede partir de una moto de enduro y llegar a una moto trail o de una moto de carretera y llegar a una Scrambler. Este concepto no es nuevo. Ducati en 1962 lanza al mercado la Ducati Scrambler, que tuvo una excelente acogida en el mercado norteamericano. En 2015 Ducati rescata el concepto y lanza al mercado la marca Scrambler con una primera gama de modelos basados en el motor 800 cc bicilíndrico con refrigeración por aire y dos válvulas por cilindro proveniente de la exitosa Monster 796.

Una mecánica muy probada y fiable que da vida a los primeros modelos Scrambler. La imagen evoca claramente el modelo de 1962 y se encuadra bajo una filosofía de moto fácil, humana, divertida y ampliamente personalizable que ha gustado mucho en el mercado, como demuestran las buenas ventas que ha tenido desde su lanzamiento. En 2018 llega al mercado el modelo 1100 con tres versiones; pero eso será objeto de otra prueba que haremos en breve.

Hemos elegido la DS por ser un modelo de múltiples posibilidades, tanto estéticas, como dinámicas. Es una moto que va muy bien dentro y fuera del asfalto. Hemos realizado algunos cambios estéticos y funcionales que han acabado con un modelo de gran belleza y mejor funcionamiento, si cabe.

Personalización de nuestra Desert Sled

– A nivel estético le hemos instalado una pequeña cúpula sobre su faro redondo; un portamatrículas y una aleta trasera más cortos; la tapa del depósito de freno delantero junto con unos retrovisores redondos de aluminio; tapas del depósito en negro brillante y el protector de la barra central del manillar.

– A nivel funcional hemos instalado los reposapiés enduro para un mejor apoyo con bota de montar; unos intermitentes de LED que mejoran la estética y la visibilidad en carretera; unos paramanos y defensas de motor para proteger en caso de caídas; una parrilla portaequipajes trasera y una maleta lateral para disponer de cierta capacidad de llevar equipaje en viaje y un GPS para navegar fuera del asfalto.

– A nivel dinámico hemos montado unos magníficos Pirelli Scorpion Rally (de serie trae los STR cuyo surco central es algo más estrecho) y hemos modificado la suspensión delantera y trasera de origen para mejorar su funcionamiento fuera del asfalto (la moto de serie trae las suspensiones preparadas para un uso mayormente en carretera); un escape alto de enduro (adaptando su instalación para compatibilizarlo con la parrilla portaequipajes) y hemos mejorado el mullido del asiento de serie para rodar muchos kilómetros con ella.

Ducati Madrid en el Lés a Lés Off Road 2018

Qué mejor manera de probarla que apuntarnos a un raid no competitivo por Portugal de 1.000 km por pistas para ir desde Macedo de Cavaleiros hasta Albufeira en el Algarve. Inscribimos nuestra DS blanca y otra roja invitando a nuestro cliente y amigo Francisco Rodríguez Santesteban a acompañarnos y probar la moto.

Esta prueba no competitiva consta de tres etapas de algo más de 300 km cada una que transcurren mayormente por pistas y caminos de todo tipo y condición. Aproximadamente un 25% del trazado transcurre por carreteras secundarias extremadamente bacheadas y rotas en su mayoría. Llevamos como compañeros de viaje motos enduro y trail tipo Africa Twin y BMW GS, siendo nuestras pequeñas DS las únicas Scrambler apuntadas al desafío. Debo resaltar la magnífica organización, la belleza del trazado, sus pueblos preciosos y el carácter amable de los portugueses; así como el espíritu motero y el alto nivel medio de pilotaje off road mostrado en general por los participantes. Una prueba muy recomendable si tienes un nivel, cuando menos, medio de pilotaje.

La conducción off road no es exigente, sino más bien relajada, pero es algo diferente a llevar una enduro o trail. Debes prestar mayor atención al tren delantero donde llevas una rueda de 19” y la derrapada con gas de la rueda trasera se hace algo brusca por el tamaño de la rueda y el tipo de neumático. Si bien este tracciona perfectamente en cualquier tipo de terreno, hacerlo derrapar lateralmente tiene la complejidad de que no agarra lateralmente como una rueda de tacos. A nivel de suspensiones, las modificaciones que le practicamos han dado como resultado una suspensión que trabaja y absorbe bien los baches, las piedras, la arena y se traga los escalones sin problema; pero cuyo recorrido se queda corto si coges un ritmo elevado en pistas rápidas (80-100 km/h) y acaba haciendo topes. Por el contrario, bajando escalones a velocidad moderada la horquilla se muestra dócil, trabaja muy bien y no presenta limitaciones por su recorrido. Básicamente una suspensión más que solvente para este tipo de prueba y recorrido si te lo planteas a ritmo moderado.

Ciertamente, la Scrambler Desert Sled dio totalmente la talla en el Lés a Lés 2018. No tuvimos percances, ni problemas mecánicos. El motor es muy suave y progresivo lo que hace la moto muy fácil y cómoda de conducir fuera del asfalto. En asfalto y especialmente en carreteras en mal estado y retorcidas la moto inclina muchísimo, hace muy fácil la conducción y te permite disfrutar del trazado y del entorno. Los neumáticos han sido un descubrimiento. En total les hemos hecho 2.200 kilómetros desde la salida hasta el regreso a nuestro concesionario en Madrid y tras someterles a piedras, escalones, grava, caminos muy rotos, baches y unas condiciones muy duras han llegado en buen estado (con varios mordiscos que demuestran la dureza del terreno), pero todavía podrían hacer otros 1.000 a 1.500 kilómetros más al mismo ritmo.

Excelente experiencia con la Scrambler Desert Sled en el Lés a Lés

Si tuviera que resumir la experiencia lo haría con una palabra, diversión. Conducir una DS es una experiencia placentera por su forma de conducción y dulzura de motor. Aparcada llamará la atención por su belleza. Podrás ir al trabajo, hacer salidas de fin de semana, viajar a velocidades legales o salir de Madrid para cruzarte Portugal de norte a sur en 1.000 kilómetros de pistas y caminos de todo tipo y sumarle otros 1.100 kilómetros de carretera para ir y volver.

Es la alternativa al trail para el que prefiere “otro tipo de moto” con mucha personalidad, y la solvencia necesaria para hacer de todo con ella, carreteras divertidas, ciudad y off road. No es un modelo vintage, aunque proviene del modelo que vio la luz en 1962, sino un tipo de moto con mucho carácter que gusta y no deja indiferente a nadie. Una moto ideal para empezar, volver a montar en moto tras unos años de parón motero o, como en mi caso, disfrutar de la moto por su esencia: el sonido, el placer del viento, el contacto con el entorno, el placer de la física (dinámica de fuerzas) y las sensaciones auténticas.

[kkstarratings]